Conoce tu piel y los tipos que existen

Cada una de nosotras somos un mundo, somos únicas, tanto que incluso tenemos diferentes tipos de piel. Y lo primero que debemos tener claro a la hora de cuidar nuestra piel es exactamente eso, cuál es nuestro tipo de piel, para así tener claro qué productos usar para protegerla y garantizar que permanezca sana.



Determinar tu tipo de piel no es sencillo y menos cuando te enteras que la piel puede ser cambiante con el tiempo y podrían influir en ella factores como el clima, los cambios hormonales o los malos hábitos de limpieza.


Sin embargo podríamos decir que la piel se clasifica en cuatro tipos diferentes: La piel normal, Piel mixta, la piel seca y piel grasa.


Descubre con nosotros cuál es tu tipo de piel.

Descubre con nosotros cuál es tu tipo de piel.

Piel Normal:


Este tipo de piel es de textura suave, sus poros son pequeños, y su tono es rosado (lo cual indica una buena circulación), es una piel elástica y suave. Resumiendo, es la piel que todas queremos pero no todas tenemos, porque es una piel a la que comúnmente llamamos “piel de bebé”. Las que corren con la suerte de tener este tipo de piel pensarán que tienen el cielo cogido con las manos, sin embargo, hacer con una genética beneficiada no significa que no deba tener algún cuidado.


Es importante que para conservar una piel sana generes algunos hábitos que permitirán que la piel conserve sus cualidades: Protegerla del sol con un bloqueador solar, tomar abundante agua durante el día y es ideal si incluyes las frutas en tu dieta, dormir el tiempo suficiente como para que tu cuerpo descanse (lo ideal es dormir entre 6 y 8 horas), hidrata tu piel frecuentemente y aprovecha las noches para consentir tu rostro con tratamientos de hidratación, desmaquíllate todas las noches sagradamente porque es importante mantenerla libre de las impurezas que vas sumando en el corre corre de tu día. Un descuido podría afectar tu piel, recuerda que es cambiante, por lo tanto es importante mantenerla en equilibrio.

Piel Mixta:


Se identifica por ser de textura grasosa en la famosa zona T (frente, nariz y mentón) y textura seca en las mejillas. Por tener esta condición de ser una mezcla entre graso y seco cuidar esta piel es siempre un reto ya que puede ser una piel muy delgada en las mejillas pero muy gruesa en la zona T; y decimos que es un reto porque cuando intentes hidratar tu zona reseca tu cara podría brillar más de lo normal y si por el contrario quieres eliminar el exceso de grasa con productos especializados para esto podrías sentir tu piel extremadamente tirante y resaca.


Para cuidar una piel con esta condición es recomendable limpiarla con productos libres de jabón y alcohol, te recomendamos un gel de ducha todas las mañanas o usar las Toallitas Húmedas Desmaquilladores Pomys para piel Mixta, pero intenta no limpiar tu zona T en exceso porque podrías estimular la producción de grasa. Para la protección solar te recomendamos usar productos NO GRASOS.

Piel Seca:


Esta piel requiere de un cuidado especial ya que pierde humedad rápidamente y da sensación de resequedad; se caracteriza por ser de aspecto opaco y que podría presentar descamación o grietas, tiene un aspecto blanco y tirante generalmente luego de bañarte o luego de lavarte la cara con agua caliente.
Es la piel muy común en las mujeres mayores, aunque también se evidencia en algunas pieles jóvenes. La ventaja de estas pieles es que el maquillaje puede durar más tiempo, sin embargo el maquillaje puede resecar aún más la piel si lo dejas más de lo debido, por eso es importante que entre tu rutina de cuidado facial incluyas un producto desmaquillante apto para tu tipo de piel. Que la opacidad no te engañe, la ausencia de grasa no es sinónimo de limpieza, los poros igualmente se pueden tapar y en consecuencia pueden aparecer espinillas.


Para este tipo de piel es recomendable utilizar productos libres de alcohol, y si contienen vitaminas A y C esto podría ayudarte a recuperar la elasticidad de tu piel y regenerar las células de tu piel. El Agua Micelar de Pomys es un producto ideal para este tipo de piel, y si puedes aplicarla con las Rueditas Sensitive tu piel lo agradecerá.

Piel Grasa:


Esta piel es fácil de identificar, pues se caracteriza por ser una piel con brillo, y en la mayoría de los casos tiende a presentar espinillas o acné. Es una piel muy común en jóvenes y adolescentes.


Aunque en general sea molesto tener la piel grasosa la ventaja de estas pieles es que las líneas de expresión y arrugas tardan un poco más en aparecer. Por eso no es bueno erradicar totalmente la grasa de nuestra piel, pero si es necesario deshacernos del exceso. Es esto es recomendable contar con Toallitas Húmedas Desmaquilladoras Pomys para ayudarnos a retirar suavemente el exceso de grasa. Igualmente es bueno lavar tu cara en las mañanas y limpiar tu cara con productos libres de alcohol por las noches.


Evita frotar tu rostro cuando lo estés limpiando, ya que esto estimulará más la producción de grasa y protege tu piel del sol con bloqueadores solares no grasos.

Recuerda que el aspecto de tu piel depende en gran parte de cómo lo cuidas, así que asegúrate de usar productos de acuerdo a tu tipo de piel. Recuerda que lo que hagas hoy por tu piel lo verás mañana.

Dónde comprar

¿Dónde Comprar?

Queremos que encuentres nuestros productos POMYS fácilmente y sin desplazarte; pensando en ti te ofrecemos estas opciones.